Si te da pereza coger la moto los meses de frío, desconfías del estado de las carreteras en esta época del año o como yo, te vas a la aceituna los meses de invierno. Deberías seguir una serie de consejos para guardar la moto y encontrártela en perfectas condiciones cuando la necesites.

Ante este panorama, son muchos los moteros que optan por «hibernar» su moto hasta que llega la época de buen tiempo. En este caso, no podemos olvidar algunos consejos para evitar el deterioro de algunos de sus componentes. Así que como dijo Jack el destripador, vamos por partes:

Limpiar
Antes de guardarla hay que lavarla, sobre todo si hemos conducido por vías con mucho polvo, barro o sal. Para ello, los productos específicos de limpieza de motocicletas son muy adecuados.

No es preciso, pero si eres muy detallista, puedes aplicar algunos productos para metales y plásticos, consiguiendo de esta manera crear una capa protectora y repelente a la humedad y los rayos ultravioleta. La cera en las partes pintadas evitará la oxidación, en las zonas cromadas podemos aplicar aceite anticorrosión. Pero que tampoco se te vaya la pinza, ya que no podrás aplicar cera sobre acabados mate, ni tampoco en el asiento.

Elegir el mejor sitio
Colócala en una zona seca, con temperaturas equilibradas y alejada de la luz del sol de forma directa para que ni la pintura ni otros componentes se deterioren. Además, la temperatura genera condensación en el interior de los elementos.

Una buena opción para proteger convenientemente la moto es cubrirla con una funda especial para motos que sea transpirable, mejor que plásticos o sábanas, ya que estos últimos retienen la humedad y puede provocar la aparición de óxidos.

Aceite del motor
Si la moto va a quedar inmovilizada durante mucho tiempo, es recomendable que realicemos el cambio de aceite antes del parón. De lo contrario, los residuos de la combustión pueden producir ácidos que corroen las piezas del motor. No hagas el chorra y esperes al día que la vas a coger para acordarte de este detalle.

Gasolina
Para el sistema de admisión de gasolina de la moto debemos tener en cuenta el sistema de nuestra moto, ya que es diferente para motos de carburador o de inyección.

  • Con carburador (con estas me pongo cachondo perdido): hay que quitar la gasolina concentrada entre el grifo y los carburadores. Para ello, cerramos el grifo de combustible y arrancamos el motor hasta que éste se pare. Así quemamos la gasolina de todos los rincones del carburador evitando que se acumulen residuos con la posibilidad de que se obstruya algún conducto. Si podemos vaciar el depósito, mejor.
  • Con inyección: lo mejor para las motos de inyección es llenar el depósito completamente con combustible nuevo, primero hasta un nivel medio y después, pasadas entre 4 y 6 semanas, se puede añadir un estabilizador de combustible antes de llenarlo por completo para evitar el envejecimiento de la gasolina y la consecuente obstrucción de los conductos.

Refrigeración
Si la moto va a permanecer parada más de seis meses (para eso mejor la vendes), debemos drenar completamente el sistema de refrigeración siguiendo los procedimientos del manual de la moto o en un taller. Es muy importante que dejemos una nota recordando que está vacío para que no arranquemos sin refrigerante cuando retomemos la marcha pasado ese tiempo, no la vayas a liar…

En el momento de rellenarlo, lo mejor es utilizar líquido refrigerante específico, aunque también se puede utilizar agua destilada, pero nunca agua del grifo o embotellada, ya que contiene minerales que podrían reaccionar negativamente con otros elementos del motor.

Batería
Es recomendable retirar la batería de la moto y realizar su mantenimiento, como por ejemplo controlar el nivel de electrolito (añadiendo agua destilada si fuera necesario). En el caso de que la batería esté sellada, es preferible no intentarlo en cualquier caso.

Para efectuar la carga de la batería, debemos utilizar un cargador con una relación de carga que sea el 10% del Amperio/Hora (Ah), es decir, que si la batería es de 16 Ah, la velocidad de carga no debe ser superior a los 1,6 amperios porque si no puede pillar un calentón guapo.

Cadena y neumáticos
Debemos dejar la cadena bien limpia, tensada y lubricada (lubricar el kit de arrastre cada vez que llegas de ruta con ella sería ideal). También es recomendable dejar los neumáticos con la presión correcta y verificarlo periódicamente, ya que si pierde, puede deformarse con el tiempo, si le metes un puntillo de mas tampoco pasa nada. Además, si dejamos aparcada la moto sobre el caballete central o un caballete de mantenimiento para cada rueda, es una de las mejores opciones.

De esta manera no tendrás que realizar ninguna reparación extra ni te llevarás sorpresas cuando termine de «hibernar». Así que no la abandones, ella nunca lo haría!

 

Doctor Pirulo | Joaquín Marín Manjón