La ausencia de valores puede arrastrar a la tumba a un evento, algo que suele manifestarse a través de su música. Esta entrada levantará ampollas, cuento con ello, pero no es mas que un punto de vista personal que por supuesto, argumento a continuación.

Continúo asistiendo a este tipo de reuniones, un ambiente en el que he sido asiduo durante años. Es agradable mantener el contacto con grandes compañeros, echarme unas buenas risas y conocer gente nueva mientras saludas a los de siempre. Pero echo de menos hacerlo con la banda sonora adecuada que acompañe el momento, hasta el punto de estropear el entorno natural que de toda la vida ha rodeado este tipo de citas.

¿A que se debe semejante negligencia? Hay ocasiones en las que siento rubor al comprobar un descuido musical tan terrible. Una concentración siempre ha sido una experiencia completa en la que disfrutar del conjunto de cosas que ocurrían en ella. Algo imposible en un entorno acústico de bases con ritmos patéticos acompañados de letras humillantes, con fuerte contenido sexual, machista y violento. Temas sociales repudiados con un vocabulario obsceno que se baila agitando los genitales.

El motero se identifica precisamente con valores totalmente opuestos a este denigrante estilo musical: libertad, rebeldía, personalidad, compañerismo… y así entiendo que debería ser su banda sonora. Existen muchos estilos musicales, a cual mas válido, pero seguro que al organizar una concentración no se piensa en convocar a un público totalmente privado de los valores que nos identifican como colectivo.

¿Tan mal está la cosa que los moteros tenemos que pagar los platos rotos? Puede que la económica haya afectado al nivel de participación en concentraciones, estamos de acuerdo. Pero con esta falta de tacto le están dando la puntilla. Apostar por la incultura no debe ser la salida, me niego. La salida o la solución no puede pasar  por rellenar los recintos con lo primero que pase por la calle, porque al final tendrás cualquier cosa menos un evento motero. Desconozco por completo a que tipo de participantes se convoca con este derivado musical como protagonista, pero os aseguro que es de los principales motivos a valorar a la hora de tomar la decisión de asistir a una concentración o un motivo mas que justificado para salir corriendo de allí.

Tal vez sea la solución musical mas fácil, seguro que la mas cómoda, pero también la que mas claro habla de la preocupación, interés, cariño y valores que un organizador pone en su convocatoria.

Pascual Sánchez | C.D. Motonavo