Pocas dudas pueden quedar actualmente sobre el reconocimiento y la aceptación del Stunt Riding en el mundo de la moto, aunque sigue siendo una disciplina muy sufrida, incluso incomprendida por ciertos sectores de la administración pública.