He escuchado auténticas barbaridades, leyendas urbanas, truquillos del boniato de turno y disparates de todo tipo. Estamos hablando de seguridad y aquí el librillo de cada maestrillo te puede salir muy caro.