Caminando de la acampada al escenario principal con un temazo de Rammstein de fondo, el sol poniéndose sobre el horizonte y una placentera brisa en la cara me hice a mi mismo esta reflexión: “esto no tiene precio”. Era sábado por la tarde y lo mejor todavía estaba por llegar.